fbpx

 

En cuantas ocasiones ocurren hechos que escapan de nuestro control, la vida en realidad, no es más que un carrusel cargado de vivencias. Desde las más reconfortantes hasta aquellas que te sacuden el Alma de la forma más profunda e indescriptiblemente imaginable.

Todo suceso está acompañado de un aprendizaje, más allá de la situación, más allá de la compresión o incomprensión del mismo.
Cuando te ocurra y te sientas sumido en la más profunda sacudida de tu Alma y sientas que es imposible continuar.
Recuerda respirar, pues pasará.

Y llegará el carrusel con sus buenas experiencias que te reconfortarán el corazón y bailarás de alegría, el Alma vibrará alto, tan alto que será inalcanzable.
Aunque hoy toque vivir desde la otra dualidad, está bien. Acepta tus emociones, todas son válidas.
Permítete ser, es necesario.
Aférrate a la esperanza y la fe pues si cuando el día está gris no iluminas al mundo con tu corazón, te perderás en la tiniebla.
La tiniebla del temor, brilla aún estando rota. Pues está bien romperse también.
Brilla aún cuando el más mínimo atisbo de luz sea amenazado por la sombra del dolor. Pues tan solo es una emoción. Acéptala, transítala y desaparecerá.
Recuerda siempre:
» No nos ocurre nada que no seamos capaces de sostener, por difícil, incomprensible y doloroso que pueda llegar a ser»

Hoy doy gracias, por ser, por estar, por sentir.
La noche ha sido larga, tan larga que se hacía eterna. Pero el amanecer es inminente con su preciosa e inquebrantable luz, que todo lo ilumina.
Hoy no ha sido un buen día, pero mañana estará mejor.
Pues al igual que ocurre con la noche y el día siempre vuelve a salir el sol.
Los procesos no son eternos, respira y acepta.

La luz siempre ha vencido, vence y vencerá a la oscuridad.

Nos reencontraremos muy pronto, menos rotos y más sabios.
Hasta entonces, que la luz sea siempre nuestra guía ✨✨✨
Agenda cerrada temporalmente, volveremos acompañados de la luz, en algún precioso amanecer❤️