fbpx
Seleccionar página

Ante el temor tan solo tenemos dos opciones. O nos enfrentamos a él, o permitimos que nos domine.

Siempre digo que hay dos formas de vivir desde el miedo o desde el amor.

Cuando nos dejamos en las manos del mismo, estamos permitiendo que nos limite. Y una vez nos acomodamos ahí, después es más complicado salir.

Esto me ha ocurrido a mi.

Hacía más de un año que tenía el blog abierto en mi página web. Y aún teniendo desde esa fecha la primera publicación escrita, ha tenido que transcurrir todo este tiempo hasta que fui capaz de “lanzarme” e inagurar el blog.

Hace un par de semanas decidí hacerle frente y aún con miedo me prometí a mi misma que no me acostaría sin dejar la entrada publicada.

¿ A que tenía miedo?

A exponerme,así de sencillo.

El abrirme públicamente y compartir mis reflexiones y aprendizajes en este espacio me aterrorizaba. Porque era consciente de que abría una ventana al mundo y en vez de focalizar mi atención en la parte positiva, lo hice en la negativa. Centrándome así en el miedo al rechazo y a las críticas.

Que no era más que un reflejo de mi inseguridad.

¿Cómo se supera el miedo?

El terapeuta también va a terapia y probablemente lo necesite más que los pacientes, ya que es esencial que se encuentre en equilibrio. Y así fue como con mucha terapia fui capaz de ir eliminando “capa por capa” todas las limitaciones que no me permitían estar hoy aquí.

 

¿Cómo lo veo ahora, desde el presente?

Realmente ahora siento que había creado una montaña donde en realidad solo había un granito de arena.

No ha ocurrido nada negativo y sigo viva, en realidad el blog tuvo tan buena acogida que me aturdía ante las reacciones.

He dejado que este miedo me dominase durante tanto tiempo que al proponerme superarlo lo hice a lo grande.

Hoy es miércoles y estoy escribiendo estas líneas, ya que mañana tendré un compromiso que no lo hará posible.

Y también tiene que ver con todo esto de lo que estoy hablando.

Mañana me han invitado a ser entrevistada en el programa Radio Nova, de A Lama, un concello de Pontevedra.

¿Que irónico, no?

Y en realidad aunque con nervios, estoy feliz.

¡Me hace tanta ilusión!

Ahora puedo ser consciente de todo lo que me hubiera perdido si no decidiera salir de mi zona de confort y enfrentarme a todo aquello que temía.

¿Y tú, te enfrentas a tus miedos o permites que te dominen?

Cuéntamelo abajo en los comentarios.

Deseo que mi experiencia te sirva de motivación, para superarte y ser una mejor versión de ti día a día.

¡El próximo jueves, escribiré sobre mi experiencia en mi primera entrevista en la radio!

Hasta entonces,te mando un abrazo enorme 😊